Noticias

TENDENCIAS ECONÓMICAS DESPUÉS DEL CONFINAMIENTO

Fecha: 25/05/2020

reporte-negocios-graficos-graficos-informes-negocios-monton-documentos-concepto-negocio_1150-2254.jpg

La entrada de Cantabria en la Fase 1 de la “desescalada” ha supuesto un ligero arranque de las actividades comerciales y de hostelería. Mi impresión es que se ha ido avanzado hacia la normalidad previa a la pandemia, si bien lentamente. Frente a los impactos de todo tipo que provoca una paralización económica de duración aún incierta, la intervención de las autoridades económicas y monetarias ha sido mucho más rápida y adecuada que en crisis precedentes. El conjunto de medidas adoptadas por el Gobierno de la nación para hacer frente a la fuerza destructiva de la pandemia se asemeja a una terapéutica de urgencias, destinada por encima de todo a mantener la supervivencia de empresas y puestos de trabajo que, antes del shock, tenían por delante expectativas de viabilidad y crecimiento. Junto a estas medidas el Gobierno regional ha tratado de ayudar a las pymes y autónomos mediante la implantación del “cheque resistencia”, entre otras medidas. Son iniciativas que, sin duda, han venido a paliar en gran parte el destrozo causado por el confinamiento prolongado y la suspensión de las actividades productivas, especialmente el comercio y la hostelería. Una vez levantadas las restricciones del confinamiento, la sociedad sigue siendo muy vulnerable, provocando posibles nuevas oleadas de contagio a la población. Pero no parece factible mantener una política de medidas estrictas de distanciamiento social hasta que se encuentre la vacuna. La propagación del virus no bajará a un ritmo bastante rápido si la población no es capaz de entender que el comportamiento irresponsable, generará costes directos para la población más vulnerable e indirectamente para todos. Y éste es un aspecto crítico en la superación rápida de la crisis sanitaria. El ritmo que se aplique en la apertura económica en Cantabria, marcará la capacidad de respuesta del sector turístico con elevado peso en el PIB regional. En todo caso, creo que estamos ante un año, si no perdido del todo, casi perdido. El impacto económico tanto a nivel nacional como regional será muy similar. En términos de PIB, las predicciones vaticinan un retroceso entre 5 y 11 puntos en este año -en el escenario más favorable- con una recuperación en el ejercicio 2021. En Cantabria, el sector servicios, que tiene un peso en torno al 68% del PIB, será lógicamente el más afectado y más concretamente el subsector turístico. Si bien la oferta de playa y montaña junto con la gastronomía que ofrece nuestra tierra, son aspectos positivos a tener en cuenta con vistas a un incremento del turismo interior que, esté año, será probablemente más intenso.

[Volver]
Volver a Inicio

©2013 Colegio de Economistas de Cantabria