Noticias

ECONOMISTAS Y CÁMARA PRESENTARON EL INFORME DE LA COMPETITIVIDAD REGIONAL EN ESPAÑA 2018

Fecha: 21/02/2019

PRESENTACIÓN INFORME COMPETITIVIDAD.JPG

El trabajo recoge los datos referidos a Cantabria y su comparación con los del resto de comunidades autónomas

La Comunidad Autónoma de Cantabria se sitúa en el noveno lugar de las 17 comunidades autónomas en cuanto a competitividad, atendiendo a los siete ejes establecidos en un estudio, el Informe de la Competitividad Regional en España (ICREG) 2018, promovido por el Consejo General de Colegios de Economistas de España. El citado informe fue presentado en un acto público que tuvo lugar en el salón de actos de la Cámara de Comercio de Cantabria. La jornada se enmarcó en el convenio de colaboración establecido entre el Colegio de Economistas de Cantabria y Cámara Cantabria, que contempla la organización de actividades conjuntas sobre temas de interés para la economía regional. Intervinieron en el acto Modesto Piñeiro, presidente de Cámara Cantabria; Fernando García Andrés, decano-presidente del Colegio de Economistas; José Carlos Sánchez de la Vega, director técnico del ICREG y Patricio Rosas Martínez, coordinador del informe. El Informe de la Competitividad Regional en España 2018 es un análisis exhaustivo del Índice de Competitividad Regional 2017, construido a partir de los principales indicadores de índole socioeconómica para conocer el nivel de competitividad, crecimiento económico y bienestar de los ciudadanos por comunidades autónomas. Del informe resulta un mapa de la situación de la competitividad territorial en España, un análisis comparado de las diferencias existentes entre las distintas comunidades autónomas y una perspectiva dinámica necesaria para detectar las tendencias en el tiempo. “Con la elaboración del ICREG, el Consejo General de Economistas de España ha querido aportar, a la discusión acerca del desarrollo económico, un instrumento eficaz para la valoración de las fortalezas y debilidades competitivas de las comunidades autónomas”, afirmó Fernando García Andrés. “Este índice, constituye un punto de partida más para la que debe ser asignatura obligatoria en la política económica regional; a saber, la elaboración de agendas autonómicas para la competitividad”, añadió. Y este punto de partida es de vital relevancia para afrontar el futuro más próximo, caracterizado –según una buena parte de los analistas– por un escenario incierto que atisba una desaceleración económica. La situación económica presenta amenazas derivadas de la escalada de precios de las materias primas, la normalización de la política monetaria europea, las medidas proteccionistas para el comercio internacional, los términos finales de la resolución del Brexit y otras de orden social, como la crisis migratoria, los niveles de pobreza y el medio ambiente. En este escenario, el ICREG 2018 constituye una herramienta para identificar mejor cuáles son los factores que deben reforzar y consolidar las comunidades autónomas y será a partir de entonces cuando se podrán adoptar las acciones adecuadas para actuar ante los nuevos desafíos del futuro. Cantabria en el ICREG El índice de competitividad de Cantabria en 2017 (ICREG) aumenta, con respecto a 2016, de forma moderada, situándola en el grupo de nivel competitivo relativo medio-bajo de los cuatros niveles establecidos en este trabajo de investigación. El valor del índice es 7,347 que compara con el máximo de la Comunidad de Madrid (13,182) o el mínimo de Extremadura, con un registro de 3,778. La Comunidad Autónoma de Cantabria se sitúa en el noveno lugar de las 17 comunidades autónomas, atendiendo a los siete ejes de competitividad establecidos en el estudio. En este sentido, Cantabria ocupa, entre las 17 comunidades, la quinta plaza en cuanto a capital humano y la sexta en lo que se refiere al entorno empresarial e institucional. Por el contrario, los ejes referidos al entorno económico e innovación de la región, en términos de competitividad comparada, se sitúan en los puestos 13 y 11 respectivamente. Finalmente, es oportuno resaltar el hecho de que el ICREG tiene un marcado carácter estructural, cuya pretensión fundamental es cuantificar las bases competitivas de las comunidades autónomas y con ello poder detectar las carencias y potencialidades de las mismas, desligándose en parte de las fluctuaciones que puntualmente y, en ocasiones de forma intensa, puedan experimentar algunas macromagnitudes. Pie de foto (de izquierda a derecha): José Carlos Sánchez, Patricio Rosas, Fernando García y Modesto Piñeiro.

Ver documento adjunto

[Volver]
Volver a Inicio

©2013 Colegio de Economistas de Cantabria